¿Plato de ducha o bañera? Claves para decidirte

¿Plato de ducha o bañera? Claves para decidirte

Hace algunos años las bañeras comenzaron a ceder su espacio a los platos de ducha. Más cómodos y funcionales, los platos de ducha se abrieron hueco en un mundo –el de los baños– donde hasta entonces habían reinado las bañeras. Sin embargo ahora parece que estos hondos cubículos para el aseo personal vuelven a ser demandados por los que se animan a renovar su casa. Si estás dudando si poner plato de ducha o bañera, ten en cuenta estas sugerencias.

Adiós, bañera: por qué poner plato de ducha

  • Más ahorro: darse un baño requiere una mayor cantidad de agua que la que se emplea al ducharse. Frente a los más de 200 litros que necesitarías para llenar una bañera aparecen los 95 litros que se gastan durante una ducha de cinco minutos.
  • Más comodidad: entrar y salir de la bañera no es tan fácil como superar el pequeño escaloncito que tienen los platos de ducha. En el primer caso hay que doblar mucho las rodillas y subir las piernas en un ángulo que las personas mayores no suelen poder articular.
  • Más espacio: las bañeras ocupan mucho espacio y parecen empequeñecer los cuartos de baño. Con los platos de ducha se tiene una sensación de amplitud que valorarás nada más entrar a la estancia.

La bañera, mejor opción que el plato de ducha

  • Momento de juegos infantiles: cuando hay niños en casa, el baño puede ser un momento perfecto para los juegos en el agua. Para bañar a los más pequeños no hace falta llenar la bañera hasta los topes y se puede disfrutar de un rato de lo más divertido.
  • Para relajarse: después de un duro día de trabajo o estudio, nada mejor que un relajante baño para olvidarse de todo. Aunque este es un punto a favor de las bañeras, debes valorar cuántas veces podrás disfrutar de estos ratitos para ti y tener en cuenta el derroche de agua que supone.
  • Un rincón para tu creatividad: las bañeras permiten decoraciones que no se pueden implementar en los platos de ducha. Junto a ellas puedes colocar velas, flores o cualquier otro elemento que te ayude a hacer del baño un espacio solo para ti.