¿Qué encimera pongo en mi cocina? Materiales para no equivocarse

¿Qué encimera pongo en mi cocina? Materiales para no equivocarse

Las encimeras de cocina son uno de los elementos que más sufren en una casa. Cortes, magulladuras, ese cerco que quemó una parte cuando pusiste la sartén sobre ella estando aún demasiado caliente… La superficie de estas tablas es testigo del transcurrir del día a día y no duda en sacar los colores a algún cocinero mal avenido. Estos son algunos datos que hay que tener en cuenta para que elegir qué encimera poner en la cocina  y que no suponga un quebradero de cabeza.

Encimeras de granito

De gran resistencia y a prueba de casi todos los tipos de rayadura, las encimeras de granito son unas de las más solicitadas por los clientes. A prueba de golpes y quemaduras, este material es ideal para los que no quieren preocuparse en exceso del mantenimiento de su encimera: basta tenerla limpia para que su apariencia sea perfecta.

Las encimeras de granito han sido hasta ahora las grandes favoritas para las cocinas. Sin embargo, la irrupción de nuevos materiales ha ido restando protagonismo a esta forma de entender las encimeras. Su poco aguante a las manchas de aceite ha sido uno de los inconvenientes que más se han acusado.

Encimeras de mármol

Estas encimeras no son tan fuertes como las de granito, al menos en lo que a resistencia se refiere. Además de que pierden brillo con mucha facilidad, es más frecuente que sufran desconchones ante golpes fuertes.

En su defensa hay que decir que, al igual que el granito, es muy resistente al calor y las rayaduras y su apariencia es muy elegante.

Encimeras de cuarzo compacto

Las encimeras de cuarzo compacto se elaboran con un 95 % de cuarzo y un 5 % de resinas y pigmentos. De alta resistencia y nada poroso para impedir la penetración de agua o aceite en su interior, este material es uno de los más demandados por su relación calidad-durabilidad.

Piensa cuál será el uso que le darás a la cocina antes de elegir encimera

Su superficie brillante convierte al cuarzo compacto en el elemento perfecto para las cocinas a las que se quiere dotar de un halo de elegancia, aunque hay que tener cuidado de no poner sobre él ollas o sartenes que acaben de ser retiradas del fuego –así evitaremos quemaduras–.

Es muy fácil de limpiar pero, a la hora de cortar los alimentos, mejor hacerlo con una tabla de madera debajo para impedir que se raye la encimera.

Encimeras de madera

No son la opción más indicada para una cocina en la que se pasen muchas horas. Aunque las superficies de madera suelen estar barnizadas y tratadas con productos impermeables, la porosidad del material es tal que se suelen dejar ver manchas de aceite sobre él.

Además, no resisten bien el calor ni las rayaduras, por lo que hay que tener mucho cuidado en el mantenimiento de este tipo de encimeras para que sobrevivan al paso del tiempo. Entre las ventajas de la madera destaca su faceta ecológica –el material de fabricación es natural– y su idoneidad para instalar en casas de campo para dotar al espacio de ese aspecto rupestre que buscamos.

Encimeras sintéticas

No es la opción más bonita, pero sí una de las más económicas. Las encimeras sintéticas están elaboradas con materiales más baratos y eso permite adaptarlas a presupuestos ajustados. El interior es genérico para todas –aglomerado de madera– pero la superficie vista se puede adaptar a las preferencias del cliente y se le puede dar un acabado de imitación en madera, piedra, etc.

Su mantenimiento es muy sencillo y resiste fácilmente las rayaduras, los golpes y los cambios bruscos de temperatura.

Encimeras de acero

Las encimeras de acero no gustan a todos los públicos, pero de lo que no hay duda es de que son la opción ideal para los que quieren darle a su cocina un aire profesional. Este tipo de superficies se emplean en los restaurantes por su higiene y facilidad de limpieza, por lo que al ponerlas en casa será como si estuvieras metiéndote en los fogones de una cocina nada ‘amateur’.

Las encimeras de acero inoxidable aguantan perfectamente el calor y los ácidos, pero con el paso del tiempo se van afeando y pierden su llamativo brillo. Si te gusta el diseño industrial también es una buena opción, ya que permite la incorporación por soldadura del fregadero.